OpenStack, el software libre de open source distribuido con la licencia de Apache que provee a los usuarios de sus propios almacenes de datos en la nube, ha lanzado recientemente su versión número 14, que lleva por nombre el apellido de uno de los científicos más importantes de todos los tiempos, Newton. Esta versión muestra cómo el proyecto ha madurado en los últimos años desde que se creara en septiembre de 2012.

En esta ocasión, los desarrolladores se han centrado en hacer algunos de los servicios centrales de OpenStack más escalables y resistentes. La actualización además incluye varias mejoras, como por ejemplo que soporta de forma más eficiente los contenedores o servidores bare metal. En total, más de 2.500 desarrolladores y usuarios han participado en el nacimiento de Newton. Con este dato se puede llegar a entender la escala del proyecto que no solo incluye soporte para servicios centrales de datos principales como computación, almacenamiento y redes, sino también una amplia gama de proyectos más pequeños.

El fundador de OpenStack, Mark Collier, afirmó que el enfoque con Newton no estaba tan centrado en las nuevas características, y sí en la adición de herramientas para soportar nuevos tipos de trabajos. Tanto el mismo Collier como el director ejecutivo de la Fundación OpenStack, Jonathan Bryce, destacaron que su software busca sobre todo proveer de la mejor infraestructura que la gente necesita para sus trabajos.


El proyecto en sí es un poco agnóstico en cuanto a qué tipos de trabajo quieren llevar a cabo y qué herramientas que desean utilizar. El propio Mark Collier afirma que “las personas no están pensando en la nube como sinónimo de máquinas virtuales”. Las empresas se mueven lentamente, incluso los nuevos usuarios están comenzando ahora a utilizar contenedores. “Vemos a los nuevos usuarios trabajando con contenedores, pero sea con OpenStack o no, es pronto para el uso de contenedores en la producción”. Sin embargo, Collier tiene en cuenta que de forma regular se les explica a los trabajadores de las empresas cómo pueden utilizar los diferentes componentes en OpenStack para llegar a utilizar los contenedores y aprender a trabajar con ellos.

Las características principales de OpenStack, incluyendo el servicio Nova de cómputo, la interfaz Horizon y el Swift object/blob, ahora se han vuelto más escalables. Esto implica que a pesar de que el proyecto se haga cada vez más grande, no dejará de perder calidad. El proyecto Magnum para el uso de contenedores en OpenStack, que ya apoyó Docker Swarm, Kubernetes y Mesos, permite ahora también al operador controlar las agrupaciones Kubernetes en los servidores bare metal, mientras que el framework Ionic está más integrado con Magnum y ahora es compatible con las redes de múltiples usuarios.

El lanzamiento también incluye muchos otros cambios y ajustes. Puede encontrar un resumen completo de las novedades en cada uno de los diferentes proyectos aquí . Con esta versión siendo ya una realidad, la comunidad OpenStack tiene puestas sus miras ya en la siguiente versión que ocupará aproximadamente los próximos seis meses. Esta nueva versión podrá ser revisada en su fase beta en la próxima Cumbre de OpenStack en Barcelona a finales de octubre y será apta para el público general a partir del próximo mes de febrero.