La noticia estrella de los últimos tiempos saltó el pasado 16 de noviembre: Microsoft entraba en la Linux Foundation , la misma fundación de la que Steve Ballmer, ex CEO de Microsoft, dijo en su día que “era un cáncer”. Pero las cosas han cambiado mucho para el gigante fundado por Bill Gates desde que Satya Nadella sustituyera a Ballmer como CEO de la compañía en 2014. Las posturas en cuanto a Linux se han acercado, y no solo han llegado Linux, sino también a la competencia, como las versiones de Skype para Android y OS X. Pero esta no ha sido la primera vez que Microsoft y Linux se acercan. A finales de marzo se anunció que Windows 10 integraría el Bash Shell de Ubuntu .

¿Qué es la Linux Foundation?

The Linux Foundation es un consorcio sin ánimo de lucro cuyo fin es hacer crecer el sistema operativo Linux . Se formó en 2007 tras la unión de Free Standards Group (FSG) y Open Source Development Labs (OSDL). Desde su creación, el Director Ejecutivo ha sido Jim Zemlin. Multitud de empresas tecnológicas forman parte de la fundación y hacen aportaciones anuales para que Linux pueda seguir con su desarrollo. Multinacionales como IBM, Oracle o Hewlett-Packard, y diversas universidades forman parte de este proyecto.

El momento elegido para adelantar la noticia ha sido el evento para desarrolladores Connect() que celebra Microsoft en Nueva York. Jim Zemlin ha destacado al respecto lo siguiente:

“Microsoft ha crecido y madurado en su uso y contribuciones a la tecnología de código abierto. La compañía se ha convertido en una entusiasta del soporte hacia Linux y el código abierto, además de ser un miembro muy activo en muchos proyectos importantes. Su entrada en la fundación es un paso importante para ellos y para la comunidad de código abierto”.

Microsoft no entra en la fundación como una empresa más: lo hace como miembro platino , es decir, el nivel más alto de membresía, con una aportación anual de 500.000 dólares. Así se colocará a la altura de Cisco, Fujitsu, HPE, Huawei, IBM, Intel, NEC, Oracle, Qualcomm y Samsung como miembros platino. Además, el arquitecto de Azure John Gossman representará a Microsoft en la Linux Foundation.

Una gran noticia, por lo tanto, el acercamiento entre dos de los grandes del desarrollo de software. Microsoft entra en razón y se suma al open source que lleva en su idiosincrasia Linux. Se esperan grandes adelantos con ingenieros de las dos compañías trabajando juntos por el bien del open source, y como no, del usuario final.