Como decía en una publicación anterior, veremos hoy un listado de los puntos más relevantes a seguir para desarrollar una experiencia de usuario depurada, eficaz y enfocada al usuario. Empecemos!

Estrategia UX

Se trata de una mezcla de procesos de desarrollo, negocios y diseño , un primer vistazo general en el que se deberían dejar claras las bases sobre las que construir nuestra aplicación, su apariencia y esbozar cómo será la navegación y usabilidad de ésta. Preguntas como las siguientes suelen ser básicas:

  • ¿Por qué vamos a hacer esta aplicación?
  • ¿Cómo se va a desarrollar?
  • ¿Qué funciones incluirá?
  • ¿Dispositivos a los que llegará?
  • ¿Necesidades de navegación y adaptación responsive?

Es un paso imprescindible a tratar con el equipo de desarrollo, los diseñadores (si es que contamos con este personal, que no siempre es así…), personal directivo, o en definitiva, todas aquellas personas que tengan relevancia en la creación del proyecto . Pero no será una única reunión. Como tantas otras cosas en el campo de la informática, a medida que se avanza habrá cosas que cambiar, retirar, implementar… por lo que la estrategia respecto a la experiencia del usuario será algo a revisar periódicamente.

Investigación del público objetivo

Cuando se desarrolla una idea con vistas a lanzarla al mercado, se suele hacer un estudio de mercado para tantear el terreno al que nos vamos a adentrar, conociendo así las necesidades del momento, cual es la orientación que se suele seguir, y muchos otros parámetros a analizar.

Similar es este apartado que nos ocupa, donde tendremos que hacer un balance para equilibrar los requisitos o necesidades del público objetivo de nuestro trabajo y los objetivos de negocio que nos queremos plantear. Pero esto es sólo una parte.

Investigar y concluir cual será el público mayoritario que usará nuestro servicio o aplicación es fundamental, puesto que marcará la diferencia entre desarrollar algo que creemos que el público quiere y ofrecer algo con lo que sabemos quedará satisfecho. Un diseño enfocado hacia el usuario se centrará principalmente en solventar los puntos débiles que puedan encontrar estos usuarios, haciendo que el uso de nuestro producto sea algo totalmente natural para ellos.

Para llegar a esto, deberíamos evaluar los comportamientos de los usuarios para con otras aplicaciones o interfaces , los puntos débiles que mencionábamos antes (trabas o incomodidades encontradas en productos parecidos), número de toques o clicks necesarios para cambiar de una sección a otra, etc… Desarrollando así en nuestro equipo de trabajo un entorno empático que enseñe a nuestra empresa a empatizar con el público al que nos dirigimos, centrándonos nuevamente en el punto de vista del usuario y aplicando el desarrollo desde éste.

Aquí un ejemplo que muestra las principales diferencias entre un estudio de mercado y un estudio de público objetivo:

Estudio de Mercado Estudio Público Objetivo
¿Qué quieren? ¿Qué necesitan?
Producto Reactivo Producto Proactivo
Estadísticas significativas Estadísticas Reales
Incremental Innovador
Tiempo que consume Producto rápido
Producto Subjetivo Producto objetivo

Arquitectura de la información

Organizar previamente la información para tener una aplicación clara, comprensible y de fácil uso es clave en el proceso previo al desarrollo , y esto precisamente es de lo que se trata en la arquitectura de la información.

Alguna vez nos habrá pasado que estando en un sitio web no hemos encontrado en los tres primeros vistazos un enlace al “home” de la página, o un enlace a una sección determinada. Pues bien, esto puede deberse a que el desarrollador no haya analizado correctamente la arquitectura que tendría la información de su sitio web.

Y resulta que gran parte del diseño es la organización de esta información. Los diseñadores resultan ser (por lo general…) las personas con mejores habilidades para crear estructuras de fácil entendimiento y usabilidad, debido principalmente a que son los que más en cuenta tienen los resultados de la investigación del público objetivo.

Diseño de Interacción

Título totalmente aclaratorio; se trata de la parte del diseño que se refiere a la forma en la que las personas interactúan con nuestro producto. Hay quién preferirá establecer este punto tras diseñar visualmente la interfaz, pero posiblemente este sea el orden en el que mejor fluyan las cosas, ya que podríamos vernos retocando el aspecto visual debido a una acción que debería realizar el usuario, cosa que no pasaría de hacerlo en este orden que ofrecemos.

A los diseñadores UX esta es una habilidad que se les considera y sobrentiende, ya que está en contacto con otros tantos aspectos de la experiencia de usuario que es fundamental a lo largo del proceso.

Preguntas frecuentes a plantear en el desarrollo del diseño de interacciones:

  • ¿Cuál es el flujo de información principal?
  • Si para esta acción se requieren 5 pasos ¿Se podrían reducir a 3?
  • ¿Existen errores que sea fácil cometer? ¿Cómo se podrían solucionar?

Diseño visual

Obviamente estamos ante la capa más elevada del diseño del producto , aquella que facilitará al usuario “conectar” con nuestro proyecto, haciendo que éste se sienta cómodo o no en el uso del mismo.

Los principales temas a tratar en el diseño visual de nuestro trabajo suelen ser la tipografía, el color, el diseño en sí y la animación que se le dará a los menús, subapartados, etc…

Por supuesto este trabajo se suele dejar para aquellas personas que tienen un mínimo de formación en este campo, haciendo que el desarrollo de este apartado sea mucho más rápido, siempre teniendo en cuenta el diseño de interacciones del punto anterior.

Photoshop suele ser uno de los requisitos para el desempeño de este apartado, así como otras nuevas utilidades como Sketch, que combinarán diseño visual con algunas funciones del diseño de interacciones. Los wireframes Hi-Fi (de alta fidelidad) cobran especial relevancia hoy día, pudiendo ofrecer una vista previa más cercana al producto final del aspecto que tendrá la interfaz, consumiendo los mismos recursos que si trabajásemos con Lo-Fi (baja fidelidad), y ahorrando tiempo en la escalabilidad de la visualización.

Photoshop, Sketch y también Axure son los programas con los que se trabaja en el curso de Diseño de Productos Digitales y UX que lanzó hace unos días Openwebinars, inaugurando un nuevo método de curso online en su catálogo, siempre al día de las tecnologías más solicitadas por las empresas hoy día.

Al igual que dije en la publicación anterior, insisto en que, aunque fue el primer ejemplo con el que realicé la introducción a UX (User eXperience o Experiencia de Usuario), la interfaz gráfica en sí no es UX , ya que éste último resulta del compendio de multitud de factores recopilados durante el proceso de usabilidad del producto por parte del usuario, donde interfiere también la arquitectura de la información, el contenido, etc…

Diseño de contenido

Esta es fácil, básicamente se trata del modo en el que se añadirán los contenidos que queramos mostrar a los usuarios, el desarrollo de los mismos, la planificación de su publicación, cómo se gestionarán, etc…

Del mismo modo que los diseñadores UX fueron llamados equívocamente “diseñadores web”, los diseñadores o estrategas de contenido han sufrido algo similar desde que aparecieron hace unos años a raíz de la popularización del blog como parte fundamental de la presencia web de las empresas. Era común que aquel que implementaba el blog acompañase a éste del contenido que se publicaría gestionando las entradas debidamente para atraer público hacia la empresa interesada.

Ya lo decía anteriormente, un diseñador UX no tiene por qué conocer todos los puntos aquí tratados, pero en este caso, si el diseñador de contenido también cuenta con nociones de diseño visual o arquitectura de la información, le será mucho más fácil trabajar cualquiera de estos campos al conocer con más detalle cómo se presentará al usuario, en qué medida, con qué frecuencia…

Una frase que han repetido muchos gestores de contenido es que “el contenido es el rey”, y obviamente algo de razón sí que hay en estas palabras. No basta con que una aplicación sea atractiva, intuitiva y rápida si lo que vamos a ver no es de nuestro interés o no vamos a poder apreciar la información tal y como se debería (a destiempo, mal encajada…). Del mismo modo tampoco será útil una aplicación que actualice su información cada minuto, publique contenido de calidad, bien trabajado y estructurado, en tiempo y demás, si el entorno donde vamos a ver dicha información es insufriblemente lento, de aspecto arcaico, consumiendo recursos en demasía…

SEO

Qué decir del SEO que no se conozca ya… De todas formas definamos SEO (Search Engine Optimization, Optimización de los motores de búsqueda) como la práctica de posicionar de la mejor forma posible nuestro producto o marca en los diferentes buscadores de internet.

Pareciera que sea más un campo del marketing (que lo es) del producto que de la propia experiencia del usuario, pero cuando un cliente ve que el servicio o aplicación de la que hace uso está siendo mostrada a multitud de otros tantos, éste afianzará su credo hacia nuestro producto contando con un respaldo contrastado por “internet”. Este apartado daría para hablar acerca de la psicología del consumidor largo y tendido, así que volvamos al tema que nos ocupa.

Existen grandes profesionales del SEO, formados a raíz de la gran demanda desde hace unos 4 o 5 años por las empresas para promocionar y mejorar su presencia en internet frente a la competencia. A consecuencia de esto hizo aparición el SEM (Search Engine Marketing), similar al SEO pero como decía antes, más orientado al marketing que a la experiencia de usuario. La principal diferencia de estos dos términos es que uno se aplicará (por norma general…) contando con un presupuesto de inversión (SEM) y otro puede llevarse a cabo de forma gratuita (aunque también existen “ayudas” previo pago…) mediante el indexado y etiquetado de nuestras entradas o contenido por parte de los motores de búsqueda.

Imagen 0 en Proceso de desarrollo UX

Otro factor a tener en cuenta con respecto al SEO, es que cada vez es más frecuente que los buscadores indexen y posicionen los diferentes sitios en base a la experiencia de usuario que ofrezcan (optimización para dispositivos móviles, resoluciones empleadas en la interfaz, etiquetados eficientes y correctos…), además por supuesto de la implementación de éstos y sus diferentes redes sociales y respectiva actividad en las mismas.

Al igual que ocurría con el diseño visual y el diseño de interacciones, que iban obligatoriamente unidos por algunos puntos, el SEO está profundamente vinculado con los apartados de la Arquitectura de la información y la estrategia de contenido, donde será más que relevante el organizar los contenidos y su publicación. Por lo general, los motores de búsqueda ofrecen unas estadísticas muy completas que nos ayudarán a conocer de dónde provienen nuestras visitas, el tiempo que permanecen en nuestra web o servicio, etc…

Desarrollo

Y por fin llegamos al apartado final, donde una vez debatidos y establecidos las fases del proyecto previamente vistas, se dividirá el trabajo de la aplicación en el bloque principal de ésta y su apariencia, interacción y demás…

Como he repetido varias veces, no es necesario que los diseñadores sepan programar, aunque para obtener un perfil profesional más completo será más que relevante que conozcan al menos las nociones básicas o estructuras mínimas que le permitan comunicarse mínimamente con los departamentos o personas al cargo de la codificación.

Así que dependerá de cada personas y del impacto que quiera tener en un proyecto, el que un diseñador conozca uno o varios lenguajes de programación, para tener mayor posibilidad de contratación o simplemente se centre en las labores propias de la coordinación para obtener una mejor UX.

Por lo general aquellos que se ganan la vida programando podrían desempeñar un cargo de diseñador UX, siempre que sus lenguajes de programación se acompañen de un conocimiento mínimo de los otros campos tratados. Estos podrían ser perfiles que optasen sin mucha dificultad a un puesto de diseñador UX:

  • Diseñador Web
  • Desarrollador UI
  • Desarrollador Front-End
  • Diseñador Digital