Como todos sabréis, Kubernetes es un orquestador de contenedores, y la solución con la que se utiliza normalmente es Docker. De hecho, Kubernetes viene a solucionar algunos de los problemas que tiene Docker.

Ventajas de Kubernetes

Entre otras muchas ventajas que nos ofrece Kubernetes, destacamos algunas muy importantes:

  • Orquestación de contenedores en múltiples hosts, ya que no utiliza contenedores como tal, sino que utiliza agrupaciones de contenedores, lo que se conoce como Pod.
  • Facilidad de escalado, tanto a nivel lógico como a nivel físico, es decir, tenemos la posibilidad de añadir nuevos nodos de cómputo a nuestro clúster, aumentando las prestaciones y recursos de hardware disponibles.
  • Posibilidad de escalar en número de contenedores que se están ejecutando. Por ejemplo, tenemos un Pod de ejecución de Apache, podemos ampliar el número de ejecuciones por encima, es decir, si tenemos tres y visualizamos que la demanda es creciente, fácilmente podemos escalar a un número mayor para hacer frente a dicha demanda.
  • Permite optimizar recursos, definiendo dentro de los Pods qué recursos va a necesitar cada contenedor, como puede ser la cuota de disco duro o el límite de memoria RAM que utilice el propio contenedor.
  • Podemos automatizar despliegues, saneamientos de contenedores, subida de versión de aplicaciones y un sinfín de cosas más.