Certificación "Great Place to Work"

Si has observado recientemente el panorama empresarial, habrás observado que cada vez más organizaciones optan por examinarse para obtener títulos expedidos por organismos externos. La razón es sencilla, estas auditorías acreditan y avalan el funcionamiento de los negocios, sus normas internas, misión, visión, valores y, en general, el impacto positivo que tienen en la sociedad.

Esto último es especialmente relevante en el caso de las certificaciones relativas al campo de la Responsabilidad Social Corporativa. El caso que nos ocupa hoy es en la esfera de los Recursos Humanos, la certificación Great Place to Work.

Al fin de al cabo, que una empresa sea certificada como un gran lugar para trabajar es algo digno de presumir por todo lo alto en redes sociales… ¿no crees?

Si entras en la web de Great Place to Work y echas un vistazo a la lista de organizaciones certificadas, verás gigantes compartiendo espacio con proyectos pequeños y poco conocidos, pero con un gran impacto en el panorama empresarial. Algunos ejemplos conocidos de este listado son: Mapfre, Ikea, Kia, Cisco, Ecoembes, Salesforce, Quilmes, Rastreator…. Para estas empresas los trabajadores son una prioridad en la estrategia corporativa y, a base de cuidarlos, se crea un espacio de trabajo donde cada persona puede florecer adecuadamente.

Te preguntarás: ¿Cómo puedo nominar a mi empresa? ¿Qué implica nominarla? ¿Cuánto cuesta? ¿Cuáles son los beneficios de esta certificación? ¿Gustará a mis superiores?

(a esto último: ¡Claro que sí!)

Sin más dilación, sigue leyendo; pues intentaremos responder a todas tus cuestiones.

Qué es la certificación “Great Place to Work”

Para explicar qué es, en qué consiste y cómo conseguir esta certificación debemos retrotraernos a los inicios de este proyecto, anterior a la consagración de GPTW como organismo calificador:

Un poco de historia

En Nueva York, a principios de la década de los ochenta, una editorial encargó la creación de un libro sobre las 100 mejores empresas para trabajar en EE.UU. a los fundadores de GPTW, M. Moskowitz y A. Levering. La idea primigenia se consagró en un titánico proyecto que varios años más tarde, en 1984, culminó en la publicación de un libro, expandiéndose en subsiguientes ediciones.

El descubrir cómo un buen ambiente laboral asienta la calidad de las relaciones fue la piedra angular de la organización, que pasó a fijar la buena convivencia como estandarte. Con el paso de las décadas, y operando desde su cuartel general en San Francisco, Great Place to Work ha ido expandiéndose y pasando a operar alrededor de 60 países.

El certificado

Como habrás podido deducir, el producto estrella de la compañía es la certificación que lleva su nombre. Y ahora que tienes un trasfondo de la organización, seguro que te imaginas en qué consiste el certificado Great Place to Work y cuáles son las dimensiones en las que se enfoca el mismo (que desarrollaremos en la próxima sección)

Podemos resumir diciendo que Great Place to Work valida todo ese acervo intangible que es la cultura empresarial y las buenas prácticas en el lugar de trabajo, asegurando conductas y valores como la justicia, la transparencia o el respeto por los profesionales. En esencia, se trata de afianzar unos buenos cimientos para construir un ambiente de trabajo inmejorable.

Cómo obtener la certificación GPTW

Si has llegado hasta aquí, seguramente te estés preguntando qué hay que hacer y cuáles son los pasos para certificarse. No te preocupes, te explicamos los requisitos para ser un gran lugar para trabajar.

Al margen del registro previo en la página web y otros papeleos menores, para ser reconocida como Great Place to Work toda empresa tiene que pasar dos pruebas cruciales: Trust Index y Culture Brief/Audit.

Trust Index

En primer lugar, se encuesta anónimamente a los empleados de la empresa aspirante mediante un cuestionario exclusivo, el Trust Index. Si el resultado final es superior al 65% favorable, la empresa puede proseguir con el proceso de certificación.

En este paso (y como su propio nombre indica), Trust Index mide la Confianza. Sí, podemos escribirla con mayúscula; Great Place to Work considera la confianza como la quintaesencia del bienestar en la empresa. A través de ella damos lo mejor de nosotros mismos, establecemos el compromiso profesional y pugnamos por alcanzar los objetivos establecidos. Para ser exactos, este índice confianza está dividido en cinco dimensiones o subapartados, cada uno de ellos representando un gran concepto: Compañerismo, Credibilidad, Imparcialidad, Orgullo y Respeto.

¿Cuál es la opinión general de la plantilla sobre del ambiente de trabajo? ¿Cómo es la carga de responsabilidad sobre cada empleado? ¿Cómo de caluroso es el recibimiento a los nuevos trabajadores? ¿Se presta ayuda a quien la necesita en el día a día, esté la persona capacitada o no para realizar una tarea en cuestión? ¿Si un trabajador logra algo que beneficia a la organización en conjunto, se siente orgulloso? ¿Es bueno el trato recibido, independientemente del rango que el empleado ostente en el organigrama? ¿Se invita (y se facilita) la conciliación de la vida profesional y personal? Todas estas cuestiones (y muchas más) son parte de algunas de las secciones del cuestionario. No obstante, todo puede resumirse en la confianza, sea respecto a los superiores y la empresa como entidad, los compañeros y la propia labor desempeñada.

Culture Brief / Audit

En segundo lugar, se realiza un caso de estudio por el cual la empresa envía información sobre sus prácticas (de formación, de contratación…) y otras políticas organizacionales. Para ello, es necesario un análisis en profundidad de la gestión del lugar de trabajo. Culture Brief/Audit se ocupa de cuestiones como el desempeño, la cohesión en las labores de equipo y la definición y consecución de objetivos corporativos. Si bien la fase de Trust Index es eliminatoria, es en este paso donde se analiza realmente el buen trato, buenas prácticas y renombre de la empresa, para poder ser adecuadamente avalada por este organismo externo.

Ranking Best Workplaces

En esencia, la diferencia entre el Trust Index y el Culture Brief/Audit es la dimensión a la que atiende a la experiencia del empleado y a las prácticas de la empresa, respectivamente.

El precio del proceso depende del tamaño de la plantilla y del tipo de análisis que la empresa quiera contratar, ya que también es posible hacer un análisis en profundidad del negocio con objeto de recibir futuras sugerencias de mejora, especialmente en lo que refiere a su cultura y ambiente de trabajo. Este servicio de consultoría es independiente de la certificación, pero como puede apreciarse, ambas cosas van de la mano.

Una vez tituladas, las empresas pueden participar en el ranking Best Workplaces, que ordena las mejores organizaciones Great Place to Work. Para entrar en el ranking, las empresas deben tener un mínimo de diez empleados para participar. Posteriormente, los resultados se dividen y se publican en tres categorías según el tamaño de la plantilla, atendiendo a múltiplos de 10. Empresas grandes (más de 5000 empleados), medianas (entre 500 y 5000 empleados) y pequeñas (entre 50 y 500 empleados)

Dado que el ranking tiene muchos menos puestos que el número de empresas certificadas, podemos deducir que se realiza una importante criba, y no todas las empresas certificadas acaban entrando en dicho ranking, sino sólo unas pocas. Entre la organización o no en el top, para mantener el título, toda empresa certificada deberá realizar la encuesta año tras año y cumplir los baremos. Asimismo, si una empresa no pasara la primera fase (Trust Index) podrá volver a intentarlo pasados 4 meses de moratoria. Como es lógico, la empresa que no haya aprobado, tendrá que ponerse las pilas en ese período, e intentar mejorar en todo lo que pueda sus políticas, prácticas y ambiente de trabajo.

Como puedes ver, Great Place to Work ha diseñado y estandarizado un sistema por el cual saber si una empresa es digna del reconocimiento, y ha tenido mucho éxito: Más de 8.500 empresas a lo largo y ancho del globo han participado en este proceso, con mayor o menor éxito.

Ventajas de la certificación Great Place to Work

Los beneficios de certificar tu empresa como una Great Place to Work son dos principalmente, si atendemos a la perspectiva de quién aprecie el galardón: Desde el interior (como puede ser el orgullo de pertenencia) y desde el exterior (por ejemplo, la famosa imagen de marca) – En esta sección hemos querido mezclar un poco ambas esferas, a fin de ofrecer una visión más orgánica y menos compartimentalizada. Procedamos.

  1. Estandarización: Cada día más las empresas confían en organismos externos que avalen su calidad en alguna dimensión en particular, como es el caso de Great Place to Work en los Recursos Humanos, o la también célebre Certified B Corporation, que tiene por objetivo poner sello en empresas que operen en pos de una economía sostenible y con fines sociales. El siglo XXI será el siglo de las empresas humanas, y no debemos quedarnos atrás.

  2. Talento: Atraer el talento adecuado es la piedra angular de toda empresa. Una certificación como Great Place to Work, a ojos de terceras organizaciones y futuros candidatos, puede hacer maravillas por avalar el trato que reciben los trabajadores en el día a día. Esto puede llevar a poner en el mapa a empresas poco conocidas, especialmente pequeñas start-ups que buscan diferenciarse en el panorama empresarial. ¿Cuántas organizaciones GPTW hay en tu región? Si supieras que un amigo o familiar busca empleo y hay puestos abiertos en una empresa GPTW… ¿no correrías a recomendárselo? Las cifras no mienten; según la página de GPTW, las compañías acreditadas reciben hasta siete veces más candidaturas que antes de certificarse.

  3. Publicidad: Aunque sea indirectamente, y en relación a lo que comentábamos en el último punto, certificarse como empresa Great Place to Work “pone en el mapa” a cualquier start-up o incluso a multinacionales. Este reconocimiento lleva a tener más posibilidades de abrir tratos comerciales en nuevos nichos de mercado. Una empresa que trata bien a sus empleados tiene aún más incentivos para cuidar a sus colaboradores, clientes y demás alianzas, conformando una sólida estrategia de atención a los stakeholders: mantener contentas a todas las partes interesadas.

  4. Plantilla: Las organizaciones certificadas presentan menores niveles absentismo que sus competidores, pero especialmente, menores niveles de rotación. Al fin de al cabo, si las condiciones son buenas, ¿para qué cambiar de empresa? – El buen trato se traduce en un buen ambiente laboral, y esto radica en la motivación, tanto en lo que respecta a la productividad y efectividad en horas laborales (las personas quieren “dar lo mejor de sí mismas”) como a la colaboración entre departamentos o a la innovación (los empleados están más cómodos aportando cualquier tipo de ideas y sugerencias) ¿Y qué es todo esto sino manifestaciones del tan mencionado orgullo de pertenencia?

Conclusión

Como ves, en nuestro panorama digital donde cada vez cobra más importancia la información recibida a través de redes sociales, a las empresas les interesa mucho que organismos externos sean capaces de auditar, certificar y publicitar las buenas prácticas del sector. Ya sea poner el sello de calidad al respecto de sus políticas de internas, calidad, medioambiente o un trato sobresaliente al empleado.

Aprovecharé esta sección para dejar apuntada otra estadística: El 91% de la plantilla de una empresa GPTW está orgullosa de trabajar en allí. Si vemos los testimonios del personal de las empresas certificadas, nos daremos cuenta de por qué. Por ejemplo, el vídeo compilado por Great Place to Work Argentina podemos ver la parte más humana de las empresas, sus trabajadores, mencionando lo que más agradecen a la organización. Sin ir más lejos:

  • Flexibilidad para estudiar y trabajar paralelamente.
  • Inserción en el mundo laboral.
  • Presencialidad con sentido (que pueda apostarse por el teletrabajo)
  • Sentido de pertenencia.
  • Políticas excelentes de maternidad y paternidad.
  • Facilidades para la conciliación.
  • Preocupación y empatía por parte de la empresa con la situación personal de cada uno.
  • Disposición para cuidar a las personas como nos gustaría que nos cuidaran.
  • Que los trabajadores se apoyen unos a otros
  • Que se ayude a la última persona en incorporarse o a quienquiera que lo necesite
  • Espacios dedicados a la actividad física y el bienestar.
  • Ambiente seguro y transparencia.
  • Incentivos para asumir nuevos desafíos.
  • Apoyo y fomento tanto en capacitaciones internas como externas.
  • Y más.

Por eso, apostar por la certificación Great Place to Work siempre es buena idea.

Muchas grandes empresas que son rentables y referentes en su sector llegan ahí mediante el buen trato y la confianza con sus empleados y colaboradores. Hacer las cosas bien y cuidar el talento siempre es lo mejor que las empresas pueden hacer, trayendo algunos de los mejores beneficios posibles, tanto en el corto como en el largo plazo. Y si me lo permitís, ojalá algún día todas las empresas fueran un gran lugar para trabajar.

También te puede interesar...

Carrera Experto en HR Agile

Carrera Experto en HR Agile

6 horas y 46 minutos · Carrera

Conoce cómo aplicar los marcos de trabajo ágiles en diversas áreas de los recursos humanos.

Recursos Humanos

Generar "engagement": primer paso para mejorar tus resultados

20 Agosto 2018 Cristina Quintanilla
Recursos Humanos

Cómo crear y mantener un buen ambiente en un equipo IT

05 Octubre 2022 María González Ortiz

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más Información.