Robótica y Hardware

Impacto del IoT en la experiencia del cliente

¿Te gustaría mejorar significativamente la experiencia de tus clientes? Posiblemente no hayas valorado el uso de el Internet de las Cosas (IoT) para ello. Si quieres conocer el impacto del IoT en la experiencia del cliente y estrategias efectivas para implementar esta tecnología en tu empresa, sigue leyendo este artículo.

Publicado el 05 de agosto de 2024
Compartir

Introducción

¿Alguna vez te has preguntado cómo las empresas logran ofrecer servicios tan personalizados y eficientes hoy en día? La respuesta a menudo se encuentra en el Internet de las Cosas (IoT).

Esta tecnología revolucionaria está transformando la manera en que las organizaciones interactúan con sus clientes, proporcionando una experiencia más personalizada, eficiente y proactiva.

Desde la mejora en la operatividad hasta el conocimiento profundo de las preferencias del cliente, IoT está redefiniendo el estándar de lo que significa brindar una experiencia de cliente excepcional.

¿Pero cómo se logra esto?

Acompáñanos en este recorrido para descubrirlo.


Qué es IoT

Internet de las cosas (IoT) describe la red de objetos físicos (“cosas”) que llevan incorporados sensores, software y otras tecnologías con el fin de conectarse e intercambiar datos con otros dispositivos y sistemas a través de Internet.

Estos dispositivos van desde objetos domésticos comunes hasta herramientas industriales sofisticadas.

Con más de 7 mil millones de dispositivos IoT conectados en la actualidad, los expertos prevén que este número aumentará a 22 mil millones para el 2025.

Importancia de IoT en la actualidad

En los últimos años, IoT se ha convertido en una de las tecnologías más importantes del siglo XXI. Ahora que podemos conectar objetos cotidianos, electrodomésticos, coches y termostatos a Internet a través de dispositivos integrados, es posible una comunicación fluida entre personas, procesos y cosas.

Mediante la informática de bajo costo, la nube, big data, analítica y tecnologías móviles, las cosas físicas pueden compartir y recopilar datos con una mínima intervención humana. En este mundo hiperconectado, los sistemas digitales pueden grabar, supervisar y ajustar cada interacción entre las cosas conectadas. El mundo físico y el digital van de la mano y cooperan entre sí.

Cómo impacta en la experiencia del cliente

El IoT permite a las empresas recopilar y analizar datos detallados sobre el comportamiento y las preferencias de sus clientes. Esto otorga la posibilidad de ofrecer productos y servicios personalizados, ajustados a las necesidades individuales de cada cliente. Por ejemplo, un dispositivo wearable puede monitorear la salud de un usuario y sugerir rutinas de ejercicio o ajustes en la dieta, mejorando así la satisfacción del cliente.

Al interconectar dispositivos y sistemas, IoT optimiza los procesos operacionales, lo que se traduce en una mayor eficiencia. Por ejemplo, en el sector minorista, los sensores IoT pueden monitorear inventarios en tiempo real, asegurando que los productos se encuentren siempre disponibles y reduciendo los tiempos de espera para los clientes.

En conjunto, estos factores demuestran cómo el IoT está transformando la experiencia del cliente al permitir una personalización sin precedentes y redefinir la forma en que las empresas interactúan con sus usuarios, estableciendo nuevos estándares de satisfacción y lealtad.

Mejora tus habilidades dentro del sector IT
Lleva tus conocimientos a otro nivel realizando nuestras formaciones para destacar dentro del sector IT, ya sean las formaciones técnicas como las formaciones transversales.
Comenzar gratis ahora

Componentes fundamentales

Sensores y dispositivos conectados

Los sensores son dispositivos tecnológicos que detectan cambios en el entorno y los transforman en datos o información que se puede medir y registrar. Normalmente funcionan convirtiendo la información captada en un impulso eléctrico que es procesado y convertido en datos útiles para el usuario. Además, pueden generar una acción, por ejemplo: abrir una puerta, activar una alarma, encender luces, etc.

En el caso de los sensores IoT se trata de detectores que integran tecnología que les permite conectarse a través de internet con otros objetos y dispositivos. Esto hace que sean capaces de transmitir y recibir datos desde y hacia otros equipos o sistemas.

Son grandes herramientas aliadas en cualquier actividad que requiere vigilancia constante. Un detector con esta tecnología se convierte en tus ojos y oídos cuando no puedes permanecer constantemente en el sitio vigilando.

La utilidad y pertinencia de los sensores IoT se centran en lo siguiente:

  • Capturan información de forma fácil.
  • Son confiables y seguros.
  • Realizan sus procesos de forma automática.
  • Mejoran la adquisición de datos para los usuarios y empresas.
  • Ahorran tiempo para las organizaciones que los implementan.
  • Incrementan el cumplimiento de medidas de seguridad en distintos sectores productivos.

Existe una gran cantidad de detectores que utilizan el Internet de las Cosas como herramienta de funcionamiento.

Todos los tipos de sensores IoT pasan por tres acciones clave, ellas son:

  • Captura de datos: La primera acción ocurre cuando los sensores captan los cambios del entorno. Por ejemplo, cuando ocurre un cambio de temperatura o en la iluminación del ambiente.
  • Compartir datos: Una vez que la información o el cambio del entorno es acotado, el dispositivo usa el IoT para transmitir los datos a otro dispositivo o a un sistema en la nube (pública o privada).
  • Procesamiento de los datos: Aquí es cuando un software especializado utiliza la información recibida para realizar una acción específica. Por ejemplo: registrar los datos, generar una alarma, encender un ventilador, enviar una advertencia, etc.

Ahora, los tipos de sensores IoT más comunes son:

  • Sensores de temperatura y humedad: Como su nombre lo indica, se encargan de captar los cambios en la temperatura y la humedad en el entorno. Son excelentes para invernaderos, oficinas, casas e industrias.
  • Acelerómetros: Se trata de detectores que registran la velocidad de los vehículos.
  • Sensores PIR: Son comunes en los controles de seguridad de naves empresariales u hogares. Su función es monitorear los movimientos de personas u objetos en un espacio determinado.
  • Sensores de ubicación: Se emplean en almacenes para posicionar objetos.
  • Sensores ópticos: Captan y miden la luz. Son muy utilizados en el estudio del ambiente.
  • Sensores de agua: Registran la calidad del agua.
  • Sensores de Imagen: Convierten datos ópticos en señales electrónicas.
  • Sensores de presión: Miden los cambios de presión.
  • Sensores de movimiento: Detectan el movimiento en un área o espacio determinado.

Plataformas y software de gestión

Una plataforma IoT es considerada como la base que permite que una gran cantidad de dispositivos puedan permanecer interconectados, los cuales podrán ejecutar funciones de manera simultánea, intercambiando y originando un volumen alto de datos que sean de mucho valor para la empresa.

De esa forma, podrá establecerse un ecosistema digital propio, haciendo posible que la plataforma IoT enlace puntos de acceso, hardware y redes de datos, con el fin de generar una solución óptima de la que puedan disfrutar los usuarios.

Existen diferentes tipos de plataformas IoT que se encuentran disponibles para atender una gran variedad de necesidades.

Posiblemente, en tu empresa vas a requerir la integración de varios tipos de plataformas que contengan las herramientas adecuadas para que lleves a cabo una multitud de tareas, veamos cuáles son:

  • Plataformas en la nube: Suministran a los usuarios la infraestructura adecuada para desarrollar un sistema IoT centralizado con una ubicación central para que existan y operen todos tus procesos y datos back-end. Una de las mayores ventajas de este tipo de plataformas es su escalabilidad, sin importar que tu empresa sea grande o pequeña, la plataforma en la nube puede crecer contigo y tu sistema IoT de forma paralela.
  • Plataformas de gestión de conectividad: Este tipo se centra en el componente de red de los sistemas de IoT. Se encargan de proveer a los usuarios el software, el hardware de conectividad y la dirección de datos correspondientes para que los dispositivos se mantengan en línea. Las redes normalmente funcionan a partir de servicios de operadores existentes y Wi-Fi, siendo accesible la configuración de la conexión de una forma que permite una fácil estructuración de IoT.
  • Plataformas de análisis avanzado: Son consideradas como una excelente solución para los sistemas de IoT basados en datos. Suelen ser ideales para aquellos usuarios que se encuentran en búsqueda de herramientas IoT sofisticadas como el aprendizaje automático, la inteligencia artificial, el modelado estadístico y la recolección masiva de datos.
  • Plataformas de gestión de dispositivos: Este tipo se especializa en el trabajo arduo relacionado con los dispositivos IoT. Son las que se cercioran de que todo esté conectado y seguro, y ejecutan las actualizaciones sobre el estado de los dispositivos. Así mismo, estas plataformas se encargan de actualizar el firmware, te notifican sobre los cambios en tus dispositivos y detallan métricas. Suelen ser muy funcionales en tareas rutinarias asociadas con tus dispositivos, sin importar cuántos tengas.
  • Plataformas de habilitación de aplicaciones: Corresponden a un enfoque único que brinda a los usuarios todo lo que requieren para colocar en marcha un sistema de IoT. Estas proveen los dispositivos, el software, el desarrollo y la implementación de los sistemas IoT. Son una ventanilla única para poner en marcha tu sistema, lo cual conlleva a que tengas que ahorrarte la administración de los desarrolladores, la configuración de red y la ingeniería de hardware.

Análisis de datos y machine learning

El Internet de las Cosas (IoT) no sólo conecta dispositivos y sistemas, sino que también genera enormes volúmenes de datos en tiempo real. Estos datos, cuando se gestionan y analizan adecuadamente, pueden proporcionar insights valiosos y transformar la manera en que las empresas operan y se relacionan con sus clientes. Aquí es donde el análisis de datos y el machine learning (aprendizaje automático) juegan un papel crucial.

  • Generación de datos masivos: Los dispositivos IoT, desde sensores hasta electrodomésticos inteligentes, generan una cantidad masiva de datos de manera constante. Estos datos incluyen información sobre el comportamiento del usuario, condiciones ambientales, estado de los dispositivos y mucho más. La clave está en cómo se recopilan, almacenan y procesan estos datos para convertirlos en información útil.
  • Análisis de datos en tiempo real: El análisis de datos en tiempo real permite a las empresas tomar decisiones informadas de manera inmediata. Por ejemplo, en el sector de la logística, los sensores IoT pueden rastrear la ubicación y el estado de los envíos en tiempo real, permitiendo a las empresas ajustar rutas de entrega y tiempos de manera dinámica para mejorar la eficiencia y la satisfacción del cliente.

El machine learning utiliza algoritmos avanzados para analizar los datos recopilados por dispositivos IoT y encontrar patrones o tendencias. Estos algoritmos pueden aprender y mejorar con el tiempo, haciendo predicciones cada vez más precisas.

Por ejemplo:

  • Mantenimiento predictivo: En la industria manufacturera, los sensores IoT pueden monitorear el estado de las máquinas y predecir cuándo es probable que ocurran fallas, permitiendo a las empresas realizar el mantenimiento antes de que ocurra un problema, minimizando el tiempo de inactividad y los costos de reparación.
  • Personalización del cliente: En el comercio minorista, los datos de IoT combinados con el machine learning pueden analizar los comportamientos de compra de los clientes y predecir sus futuras necesidades, permitiendo a las empresas personalizar las ofertas y mejorar la experiencia de compra.
  • Optimización de procesos: En la agricultura, los sensores IoT pueden monitorear las condiciones del suelo y del clima, y junto con el machine learning, pueden optimizar el uso de agua y fertilizantes, aumentando la productividad y sostenibilidad.

Beneficios del IoT para la experiencia del cliente

Personalización del servicio

El Internet de las Cosas (IoT) permite ofrecer experiencias altamente personalizadas, ajustadas a las necesidades específicas de cada cliente. Por ejemplo:

  • Sector retail: Los sensores en tiendas físicas pueden rastrear el recorrido de los clientes, identificar sus preferencias de productos y ofrecer recomendaciones personalizadas en tiempo real, ya sea a través de pantallas en la tienda o aplicaciones móviles.
  • Hogar inteligente: Dispositivos como termostatos y luces inteligentes aprenden las rutinas diarias de los usuarios, ajustando automáticamente la temperatura y la iluminación para crear un ambiente más cómodo y personalizado.
  • Salud y fitness: Los wearables pueden monitorear la actividad física y los signos vitales, proporcionando recomendaciones personalizadas sobre ejercicio y dieta, mejorando así la salud y el bienestar del usuario.

Mejora en la eficiencia operacional

El IoT optimiza las operaciones de las empresas al proporcionar datos en tiempo real sobre el estado de los procesos y los recursos. Esto se traduce en una mayor eficiencia y una mejor calidad del servicio ofrecido al cliente.

Algunos ejemplos incluyen:

  • Gestión de inventarios: Sensores IoT pueden monitorear los niveles de inventario en tiempo real, reduciendo el riesgo de escasez o exceso de stock. Esto asegura que los productos se encuentren siempre disponibles para los clientes, mejorando su experiencia de compra.
  • Logística y cadena de suministro: Los dispositivos IoT permiten un seguimiento preciso de los envíos y la optimización de las rutas de entrega, reduciendo los tiempos de espera y mejorando la puntualidad de las entregas.
  • Mantenimiento predictivo: En sectores como la manufactura y la energía, los sensores pueden predecir fallos en equipos antes de que ocurran, permitiendo reparaciones preventivas que minimizan el tiempo de inactividad y aseguran la continuidad del servicio para los clientes.

Proactividad en el servicio al cliente

El IoT permite a las empresas ser más proactivas en la resolución de problemas y la anticipación de necesidades del cliente. Esto mejora significativamente su satisfacción y su lealtad.

Algunos ejemplos son:

  • Automoción: Los vehículos equipados con sensores IoT pueden alertar a los conductores sobre problemas mecánicos antes de que se conviertan en fallos graves, permitiendo intervenciones tempranas que eviten inconvenientes mayores.
  • Servicios de atención al cliente: Dispositivos y aplicaciones conectadas pueden detectar problemas con productos y notificar al equipo de soporte antes de que el cliente sea consciente de ellos, permitiendo resolver los problemas rápidamente y mejorar la experiencia del usuario.
  • Hogar inteligente: Sistemas de seguridad y electrodomésticos inteligentes pueden detectar anomalías y alertar a los usuarios y proveedores de servicios, propiciando una respuesta rápida a posibles riesgos o problemas, asegurando la seguridad y el confort del hogar.

Estas capacidades proporcionan una ventaja competitiva significativa en un mercado cada vez más orientado hacia la experiencia del cliente.

Cómo hacer la implementación

Implementar IoT para optimizar la experiencia del cliente requiere una planificación cuidadosa y una ejecución estratégica.

A continuación, se describen los pasos clave para una implementación efectiva.

Evaluación de necesidades y objetivos

  • Identificar las necesidades del cliente: Antes de implementar cualquier tecnología IoT, es esencial entender las necesidades y expectativas de los clientes. Realiza encuestas, entrevistas y análisis de datos existentes para identificar áreas donde la tecnología puede mejorar la experiencia del cliente.
  • Definir objetivos claros: Establece objetivos específicos y medibles que la implementación de IoT debe alcanzar. Estos pueden incluir la personalización del servicio, la mejora de la eficiencia operativa o la proactividad en el servicio al cliente. Tener objetivos claros ayudará a guiar la selección de tecnologías y la integración con los sistemas existentes.

Selección de tecnologías adecuadas

  • Elegir dispositivos y sensores: Selecciona los dispositivos y sensores IoT que mejor se adapten a las necesidades identificadas. Considera factores como la precisión, la fiabilidad y la compatibilidad con otros sistemas. Por ejemplo, en una tienda minorista, los sensores de seguimiento de movimiento pueden ser cruciales para entender el comportamiento del cliente.
  • Seleccionar plataformas y software: Elige una plataforma IoT que pueda gestionar y analizar los datos recopilados por los dispositivos. La plataforma debe ofrecer capacidades de análisis de datos en tiempo real y ser compatible con tecnologías de machine learning para extraer insights valiosos. Además, el software debe ser fácil de usar y escalable para adaptarse al crecimiento futuro.

Integración con sistemas existentes

  • Evaluar la compatibilidad: Antes de la implementación, evalúa la compatibilidad de los dispositivos y plataformas IoT con los sistemas y procesos existentes. Asegúrate de que los datos puedan integrarse sin problemas y que no haya interrupciones en las operaciones actuales.
  • Planificar la integración: Desarrolla un plan detallado para la integración de las nuevas tecnologías con los sistemas existentes. Esto puede incluir la migración de datos, la configuración de interfaces de programación de aplicaciones (APIs) y la capacitación del personal para emplear las nuevas herramientas. La integración debe ser gradual y bien coordinada para minimizar los riesgos y asegurar una transición suave. Para ampliar los conocimientos sobre este tema, te invitamo a leer el artículo Cómo asegurar tus dispositivos móviles e IoT contra amenazas.

Medición y evaluación del impacto

  • Definir indicadores clave de rendimiento (KPIs): Establece KPIs específicos que medirán el éxito de la implementación de IoT. Estos pueden incluir métricas como la satisfacción del cliente, la reducción de tiempos de espera, la eficiencia operativa y la tasa de resolución proactiva de problemas.
  • Monitorear y analizar: Utiliza las herramientas de análisis de la plataforma IoT para monitorear los KPIs en tiempo real. Analiza los datos para identificar áreas de mejora y ajustar las estrategias según sea necesario.
  • Realizar evaluaciones periódicas: Programa evaluaciones regulares para revisar el rendimiento y el impacto de las tecnologías IoT implementadas. Estas evaluaciones deben involucrar a todos los stakeholders y considerar tanto los datos cuantitativos como el feedback cualitativo de los clientes y empleados.
Diseña con nosotros la formación que hará crecer a tus equipos
Te ofrecemos formaciones prácticas y actualizadas, impartidas por profesionales, para que tus equipos mejoren sus habilidades y tu empresa aumente su potencial.
Solicitar más información

Conclusiones

El Internet de las Cosas (IoT) ha emergido como una tecnología transformadora que está redefiniendo la experiencia del cliente en múltiples sectores. Desde la personalización del servicio hasta la mejora de la eficiencia operativa y la proactividad en la atención al cliente, esta herramienta ofrece una variedad de beneficios que pueden optimizar significativamente la satisfacción y lealtad del cliente.

Para implementar IoT de manera efectiva, las empresas deben seguir un enfoque estratégico que incluya la evaluación de necesidades y objetivos, la selección de tecnologías adecuadas, la integración con sistemas existentes y la medición y evaluación del impacto.

Con una planificación cuidadosa y una ejecución bien coordinada, las empresas pueden aprovechar al máximo las capacidades del IoT para ofrecer experiencias de cliente gratificantes. La adopción de IoT no es sólo una tendencia tecnológica, sino una estrategia fundamental para cualquier organización que busque mantenerse relevante y competitiva en la era digital.

Lo que deberías recordar del IoT en la experiencia del cliente

  • El IoT promueve la personalización del servicio al cliente gracias a datos detallados y en tiempo real.
  • Desarrolla la eficiencia operacional mediante la optimización de recursos y procesos.
  • Propicia la proactividad en el servicio al cliente anticipando y resolviendo problemas antes de que ocurran.
  • Mejora el conocimiento del cliente proporcionando una comprensión más profunda de sus necesidades y comportamientos.
  • Logra su implementación efectiva en las empresas cuando incluye una evaluación exhaustiva de necesidades, integración con sistemas existentes y medición continua de su impacto.

Compartir este post

También te puede interesar...

Tecnología

IoT: Qué es, para qué sirve y cómo funciona

29 noviembre 2021 José Maria Escalante Fernandez
Tecnología

IoT: Tecnologías, aplicaciones, estado actual y futuro

10 enero 2022 José Maria Escalante Fernandez
Tecnología

Cómo asegurar tus dispositivos móviles e IoT contra amenazas

13 junio 2024 Pablo Alcarria Lozano
Artículos
Ver todos