Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más Información. Aceptar

Qué son las Power Skills y por qué son tan importantes

Alicia de Mendieta
  • Escrito por Alicia de Mendieta el 17 de Enero de 2022
  • 13 min de lectura Management
Qué son las Power Skills y por qué son tan importantes

Qué son las Power Skills

Las habilidades blandas (Soft Skills) son también conocidas como habilidades de poder (Power Skills). Son formas de pensar y de ser que nos permiten controlar nuestra propia salud mental, así como interactuar en situaciones sociales de una forma positiva. Algunos ejemplos de habilidades blandas son la empatía, la comprensión, la resiliencia, la consciencia y la comunicación.

En resumen, donde las habilidades duras (Hard Skills) requieren hacer, las habilidades blandas a menudo se centran más en las formas de ser o pensar.

Con el tiempo, las habilidades blandas se han ganado la reputación de ser más poderosas y convenientes en el mundo empresarial, y por ello han comenzado a llamarse Power Skills. La inteligencia emocional ha pasado a ser imprescindible en el entorno laboral por lo que el sector IT intenta ponerse al día con este tema, ya que el rendimiento de los empleados y líderes está directamente relacionado con este tipo de características.

Hasta hace poco en este sector se valoraba por encima de todo la capacidad técnica, por lo que el proceso de ir introduciendo más empleados con Power Skills es relativamente lento. Es decir, muchos de ellos tienen habilidades que se consideran de este tipo, como la capacidad de organización o trabajo en equipo, pero las más relacionadas con el carácter son las menos comunes y más difíciles de encontrar en perfiles técnicos.

El hecho de haber considerado el cambio de nombre de Soft Skills a Power Skills, es un ejemplo claro de que se ha eliminado la suposición errónea de que son propias de personas en cierto modo introvertidas o débiles. Ahora empiezan a ser imprescindibles y ya forman parte de la personalidad de los empleados con un buen rendimiento laboral.

Antes era impensable que se considerasen parte del trabajo rasgos como una mentalidad positiva, sino que era como mucho una cualidad extra. En este momento, las mejores empresas de IT desean un cambio estructural de sus equipos, dejando de lado el arquetipo de ingeniero frío con poca empatía que realiza su trabajo de forma metódica. Se ha de ir más allá y no solo ser metódico y eficiente, sino amable y buen comunicador. Una persona que agrade y que se entienda con sus compañeros.

No obstante, los encargados de Recursos Humanos consideran en general que es complicado encontrar candidatos con este tipo de habilidades, especialmente en los puestos más técnicos. Por eso cada vez se implantan más en las empresas IT programas de aprendizaje donde pueden desarrollarse, una vez ya contratados.

De las Soft Skills a las Power Skills

¿Cuál es realmente el cambio de unas a otras? ¿Son lo mismo realmente?

Pongamos algún ejemplo de las consideradas habilidades blandas: comunicación, capacidad de aprendizaje, colaboración, creatividad, empatía, pensamiento crítico, flexibilidad y motivación.

Por otra parte están las habilidades de poder más mencionadas como: resolución de problemas, toma de decisiones, inteligencia emocional, gestión eficiente del tiempo, comunicación, gestión (management), colaboración/trabajo en equipo, adaptación, profesionalidad y claridad.

Como vemos no son exactamente lo mismo, pero tienen mucho que ver, ya que se trata de cualidades humanas. El trabajador es valorado por su calidad humana, más allá de su capacidad técnica.

Las habilidades blandas no han desaparecido, sino que se han convertido en habilidades de poder. Se trata de una versión 2.0 de las mismas, donde especialmente la comunicación, empatía y pensamiento crítico son el centro, que se suma a la eficiencia. Esta eficiencia se busca mediante la correcta gestión que hemos mencionado, la toma de decisiones y, en general, la profesionalidad.

Esta evolución de cómo son denominadas las cualidades deseables de un individuo y trabajador es un símbolo de la evolución de la industria. La actualización de habilidades de sus empleados se ha convertido en una de las prioridades de las empresas IT, escogiendo desde el proceso de contratación personas mucho más comunicativas y empáticas, pero también con capacidad de organización.

La cultura de empresa tradicional consideraba excluyentes estas cualidades, sin embargo la nueva formación y estudios de los trabajadores tiene un enfoque totalmente diferente a décadas anteriores. Todos los jóvenes talentos son ya formados en habilidades personales y en habilidades blandas como parte de su trabajo.

Sólo queda poner al día a los empleados más antiguos de las empresas IT, que es una de las partes más difíciles, ya que el conflicto generacional y la cultura de décadas anteriores no consideraba siempre positivo escuchar a los demás y estaba más basada en una estructura empresarial jerárquica.

Este nuevo modelo donde las habilidades comunicativas son consideradas de poder ha favorecido mucho la entrada de las mujeres en el sector IT. Mientras que, como nota negativa, ha resultado bastante nefasto para los perfiles senior, los cuáles muchas veces tienen un perfil técnico experto pero no son capaces de adaptarse a los tiempos de organización horizontal. En el peor de los casos resulta en despidos para mayores de cincuenta años y en el mejor en una dura reconversión laboral, ya que cambiar la personalidad resulta mucho más complicado que formarse en otros campos prácticos.

Por eso, en muchas empresas IT hay una gran demanda de tecnologías un tanto obsoletas (Kobol, Mainframe, AS400…) que aún son utilizadas por muchos sectores como el bancario, ya que sus expertos son trabajadores mayores, cerca de la jubilación, escasos, y que prefieren prejubilarse a entrar en un programa de aprendizaje de habilidades blandas. Resulta difícil encontrar perfiles más jóvenes que se hayan formado en tecnologías obsoletas, pues no es realmente útil para ellos, así que es una de las contradicciones que ahora mismo está creando la creciente valorización de las Power Skills y habilidades blandas.

Tal es la realidad del mundo IT, con sus partes positivas y negativas. Es un tema grande y complejo, con resultados mixtos y que depende enormemente de la empresa en concreto.

Como conclusión positiva podemos decir que la nueva tendencia es una ayuda para la introducción de nuevos talentos y siguientes generaciones en el mundo IT, pero que aún le queda mucho por trabajar ya que existen numerosas contradicciones, como vemos.

Otra de las más aquejadas, es la conciliación familiar, ya que especialmente las mujeres en IT, consideran que se valoran las habilidades blandas en parte pero que el modelo de negocio sigue estando basado en una estructura tradicional, que requiere muchas horas y presentismo laboral.

De alguna manera, el deseo de cambio está ahí, pero la organización del flujo de trabajo aún sigue basada en modelos tradicionales, que no están pensados para jornadas parciales o personas con niños. Esto afecta enormemente al departamento de Recursos Humanos, ya que encontrar un candidato perfecto, con las deseadas Power Skills y además disponibilidad y formación técnica, es muy complicado. Este modelo es cumplido por una mayoría de mujeres según los estudios, pero que ven frenado su progreso en el momento que quieren reducir su jornada.

Se necesitan actualizaciones constantes en las tendencias de la industria y nuevas soluciones; los ingenieros necesitan comprender las nuevas tecnologías y técnicas en su disciplina; y los gerentes, por supuesto, necesitan aprender todas las complejidades del liderazgo, la gestión, la supervisión y la alineación. Pero la parte fundamental, es que la dirección sea consciente de que la flexibilidad es la clave para dejar entrar realmente a un nuevo modelo de negocio.

Imagen 0 en Qué son las Power Skills y por qué son tan importantes

Por qué son tan importantes las Power Skills

Son habilidades que dan verdadero poder y valor al trabajo. La conclusión general es que las habilidades del futuro no son técnicas, son conductuales. Los ingenieros, diseñadores y técnicos necesitan saber cómo construir y reparar cosas y todos debemos saber cómo usar ordenadores, herramientas y sistemas en el trabajo. Pero se pueden comprar a empresas externas las habilidades técnicas (duras) o desarrollarlas internamente mediante la contratación de personal algo menos cualificado, pero mucho más capaz de trabajar en equipo y crear menos problemas sociales que los ingenieros tradicionales. Son las habilidades blandas o habilidades de poder las que requieren realmente esfuerzo.

Existe una pequeña broma que dice que en realidad sus nombres son contradictorios: las habilidades duras son blandas (cambian todo el tiempo, se vuelven obsoletas constantemente y son relativamente fáciles de aprender) y las habilidades blandas son duras (son difíciles de construir, críticas y requieren un esfuerzo extremo para obtenerlas).

Estas habilidades no son suaves realmente, ni blandas, sino que son muy complejas y lleva tiempo aprenderlas, de ahí que se hayan vuelto realmente un instrumento de poder y que su nombre haya cambiado.

La mejor manera de desarrollar habilidades de poder es a través del aprendizaje continuo en el flujo de trabajo. Las habilidades poderosas no son algo natural para todos, pero con la reflexión, el aprendizaje y la práctica constantes, cualquier empleado puede perfeccionarlas.

Tratar de perfeccionar varias de estas habilidades de poder a la vez puede ser abrumador. Es mejor para el equipo que se decida un conjunto de habilidades que se alineen con los valores de la organización y se empiece por ahí. También se ha demostrado que la participación de los gerentes, managers o líderes en los programas de aprendizaje aumenta la probabilidad de que los empleados participen en las oportunidades de desarrollo de habilidades, ya que es un ejemplo de liderazgo que está en la misma línea de lo que se desea y genera mejores resultados.

Power Skills en el sector IT

Habilidades como la comunicación, la colaboración, la adaptabilidad son tan esenciales para el éxito en IT que algunos CEOs han comenzado a llamarlas habilidades básicas. Existe al mismo tiempo una gran demanda de ciertas habilidades duras concretas, como el conocimiento sobre Kubernetes, RPA, automatizaciones y AI, pero empieza a considerarse básico tener al mismo tiempo cierto nivel de empatía y creatividad en los expertos de estos campos, ya que los flujos de trabajo cada vez más creativos requieren de una alta resiliencia y capacidad de entendimento de los otros que forman parte de la cadena de proceso.

Los estudios manejan porcentajes de entre 40% y 65% de puestos no cubiertos por falta de habilidades de comunicación, lo cual llama la atención a pesar de los avances en esta nueva apreciación de cualidades personales.

Pero, ¿cuáles son las Power Skill más valoradas en IT?

  • Habilidades interpersonales
  • Habilidades relacionales y empatía
  • Trabajo en equipo
  • Gestión eficaz del tiempo y PMP
  • Colaboración
  • Aprendizaje
  • Creatividad

Habilidades interpersonales

Entendidas como el tradicional carisma. La capacidad de transmitir las propias ideas de una forma atractiva para los demás, y que caiga bien. No se trata sólo de ser una persona simpática, sino poco conflictiva y con un buen desarrollo personal. Incluso haber recibido algún tipo de terapia ahora se valora positivo, ya que se considera que se llevarán mejor los complejos y dudas internos.

Es fundamental tender hacia la transmisión de confianza a los demás y hacerlo de forma natural y no forzada. La autenticidad y transparencia forman parte de esto.

Habilidades relacionales y empatía

El cómo relacionarse con los compañeros se ha convertido en algo muy importante, sobre todo en entornos como Azure y otros, en los que existen muchos procesos automatizados pero otros creativos y que realmente se pueden construir. Por lo que el trabajo en IT ya no es siempre un trabajo mecánico y constante, sino que requiere de una comunicación eficiente y habitual.

Es crucial además ser empático para poder valorar las soluciones que han dado nuestros compañeros a las cosas, ya que puede no ser exactamente la misma que usaríamos nosotros pero funcionar igualmente.

Trabajo en equipo

Siguiendo con el punto anterior, la capacidad organizativa individual es muy importante en el mundo IT, ya que existen muchos puestos que requieren muchas horas de trabajo a solas. Pero casi ningún proyecto está completamente aislado y todos requieren contar con otras opiniones. Sobre todo se trata de tener en cuenta un modelo de organización, donde nuestra opinión cuenta como la de uno más, aunque seamos grandes expertos. Quedó atrás el modelo “magistral” donde un solo miembro del equipo era el experto y los demás seguían sus instrucciones.

En este momento, por el tipo de procesos y cómo están diseñadas las herramientas contemporáneas de trabajo, es crucial tener una buena relación con los compañeros y comprender sus decisiones. Además que ayuda mucho en el caso de sustituciones (por baja, enfermedad, excedencia…etc), ya que si se conoce bien la forma de pensar de un compañero, de alguna forma de puede comprender mejor su trabajo, su documentación… etc.

Gestión eficaz del tiempo y PMP

Como todo forma parte de un todo, las titulaciones de Project Management (gestión de proyectos) o PMP están a la orden del día, ya que se considera que no solo los jefes de equipo o managers deben saber cómo organizarse. La gestión eficaz del tiempo se encuentra también a menudo entre los cursos de los programas de aprendizaje para empleados IT, ya que como cada vez hay más libertad de acción y horarios en el sector, es muy importante para la productividad.

Ambas cosas, en general reflejan que ser una persona organizada se considera fundamental, ya que en décadas anteriores, se daba mucho tiempo y flexibilidad de entrega a los puestos técnicos más altos, no siendo tan importante el cuándo, sino el cómo. En este momento, la excelencia forma parte de los objetivos de todas las empresas IT, por lo que este tipo de sistemas de organización se vuelven necesarios para llegar al nivel de exigencia de entrega de proyectos.

Colaboración

Como existen muchos procesos y recursos externos, sin duda en IT, es necesario colaborar. Sea con otros equipos o departamentos, sea con empresas totalmente externas. Como algunos de los recursos están externaliizados (el llamado outsourcing), la colaboración es constante, ya que muchas veces es complicado encontrar dentro de una misma empresa todos los recursos necesarios para un proyecto.

Esto lleva a los empleados a tener que saber comunicarse, colaborar, trabajar en equipo y un largo etc, para cumplir con su prioridad que es entregar los proyectos a tiempo. Además en muchos casos conlleva aprender otros idiomas, que ya forma parte de las cualidades básicas de un empleado IT como rama de la habilidad de comunicación.

Aprendizaje

El constante aprendizaje es fundamental para mantenerse a flote en la industria IT. Cada día existen más y más herramientas, y es necesario estar siempre al día. Cada empresa suele elegir ciclos de duración, por ejemplo de dos años o de cinco años. Todos tienen sus ventajas e inconvenientes. Algunos son más cortos y conllevan un aprendizaje más constante. Otros son más seguros y estables, pero conllevan estar por debajo de los competidores.

En cualquier caso, los empleados de IT necesitan adaptarse muy rápido y escoger el camino que más se adapte a su personalidad, para encontrar y mantenerse en el tipo de empresa adecuada, ya que los cursos internos continuarán en el puesto de trabajo. Esto es algo que se ha convertido en obligatorio para actualizarse en el día a día, llegando hasta la hora diaria en formación en muchos casos.

Creatividad

La búsqueda de soluciones creativas y el ser capaz de salir de la caja cada vez se valora más, ya que en IT, existen muchos problemas y contextos no predecibles. Por eso, cada día los empleados son más eclécticos y multidisciplinares. Un empleado ideal, de alguna manera encontrará la solución al problema entre sus múltiples conocimientos, o irá a buscar a la persona adecuada que la tenga.

Para ello también tiene que tener un buen conocimiento de diversos contextos. Por eso, para fomentar esta creatividad práctica, cada día se informa más y mejor a los empleados de todo lo que ocurre en la empresa y de que se encarga cada parte de su equipo, departamento o delegación.

Conclusiones sobre las Power Skills

En conclusión, existen realmente personas con todas las cualidades consideradas poderosas o Power Skills, pero lo más importante es que pueden ser entrenadas. El desarrollo de herramientas de trabajo, cada vez se enfoca más en ciertas automatizaciones que permiten manejarlas más fácilmente, lo cual hace la formación técnica más fácil que hace veinte años.

La capacidad de escucha y organización se vuelven más valoradas que cualquier conocimiento tecnológico, lo cual trae un aire renovador en las empresas IT, ya que cualquier persona con este tipo de personalidad puede formarse de manera técnica para entrar a este mercado de trabajo.

Queda el proceso de adaptación para el caso contrario, en que perfiles muy técnicos van poco a poco aprendiendo a relacionarse mejor con sus compañeros y ser más empáticos. En general, a pesar de algunas contradicciones como ya hemos mencionado antes, el resultado está siendo bueno en el sector.

Relacionado

Te dejamos una selección de cursos, carreras y artículos

Hard Skills vs Soft Skills en el sector IT

Hard Skills vs Soft Skills en el sector IT

Management

14 de Abril de 2021

Descubre qué son las habilidades blandas y duras, la importancia que tienen en un Departamento Técnico y si son innatas o se desarrollan con el tiempo.

Más de 300 empresas confían en nosotros

Oesia
Vass
Everis
Ayesa
Altran
Ibermatica
Atmira
GFI
Accenture
GMV
Concatel
Telefonica
Caser
Banco de España
kpmg
Mapfre
Randstad