Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más Información. Aceptar

Business Agility, el rol del CIO

Marvin López Mendoza
  • Escrito por Marvin López Mendoza el 14 de Marzo de 2022
  • 7 min de lectura Management
Business Agility, el rol del CIO

Business Agility o Agilidad de Negocio, un concepto que está en boca de toda organización en el mundo que busca innovar y adaptarse a los cambios que estamos viviendo constantemente, que además parece que ha llegado para complementar a la tan sonada Transformación Digital.

Investigando un poco sobre el Business Agility, no parece haber una definición oficial, como ocurre en otros casos de conceptos similares que se asocian con la transformación de las operaciones y cultura de las organizaciones. Por ejemplo, conceptos como Agilidad (Agile), Transformación Digital y DevOps, que buscan que las organizaciones sean lo más flexibles posible para adaptarse a los entornos VUCA (Volátiles, Inciertos, Complejos y Ambiguos), a las expectativas de sus clientes y las oportunidades del mercado.

Qué es Business Agility

A pesar de no encontrar una definición única para este concepto, para los fines de este artículo, es necesario establecer una base común respecto al Business Agility.

El Business Agility lo podemos definir como la capacidad de una organización para:

  • Adaptarse rápidamente a los cambios del mercado.
  • Responder con rapidez y flexibilidad a las demandas de los clientes.
  • Adaptarse y liderar el cambio de una forma eficiente y rentable sin comprometer la calidad.
  • Mantenerse continuamente con una ventaja competitiva y creando un impacto comercial.
  • Crear productos que de verdad satisfagan las necesidades de sus clientes.
  • Mejorar las relaciones con los clientes y el compromiso de los empleados.
  • Mejorar su rendimiento financiero.

En general, el Business Agility se relaciona con la adopción de valores, principios, comportamientos, además de la evolución de las habilidades de las personas en las organizaciones, lo que permite a los negocios ser más adaptables, creativos y resilientes. Todas estas características permiten un mayor bienestar de las personas y mejores resultados para la empresa, a pesar de enfrentarse a la complejidad, la incertidumbre y el cambio que sufren los mercados actuales.

Business Agility como ventaja competitiva

El ritmo de cambio de los mercados actuales se mantiene en una constante aceleración. Las expectativas de los clientes, la necesidad de ser y mantenerse competitivos, además de los ajustes regulatorios generados por la globalización, digitalización, democratización de los datos e Internet, causan disrupción en los mercados globales y la forma de hacer negocios. Estamos viviendo una economía que demanda que las empresas se adapten a un ritmo acelerado, ritmo sostenido e impulsado por tecnologías de la información y sobre todo la innovación. El software está en el corazón de cada negocio, impulsando la evolución constante de cada industria.

Atrás quedaron los días en que se podía desarrollar una aplicación o producto tecnológico, sin una visión clara de evolución constante, y que podían pasar años sin que se cambiara o se actualizara. Todo lo contrario, si las compañías quieren sobrevivir y aventajar a sus competidores, además de las fuerzas externas que acechan prácticamente en cada esquina de los mercados, deben agilizar, optimizar y potenciar sus operaciones.

Es casi seguro que tus competidores, incluso aquellos que lideran el mercado, enfrentan desafíos similares a los tuyos, pero, aun así, algunos de ellos, lideran la industria, detectando constantemente oportunidades en el mercado y entregando productos innovadores. ¿Cómo lo hacen?

Aprovechando la agilidad de negocio como ventaja competitiva. Así, han rediseñado conscientemente el sistema operativo de su empresa, creando uno que permite mejoras en toda la organización, aumento en la velocidad en las entregas, pero sobre todo el aprovechamiento de las oportunidades que ocurren debido a los cambios constantes en la sociedad.

La agilidad de negocio permite reducir los costos y el tiempo en que un producto es puesto en el mercado, con un enfoque en la mejora de la calidad del producto y la satisfacción de los clientes.

Imagen 0 en Business Agility, el rol del CIO

El CIO y el Business Agility

En un entorno complejo y disruptivo como el que estamos experimentando a nivel mundial, las organizaciones tienen dos opciones: o adoptan la agilidad como una forma de administrar su negocio y evolucionan de forma continua junto con el mercado, o prácticamente están condenadas a desaparecer. No existe término medio. Sin embargo, la ruta de transformación que debe recorrer una empresa para lograr la agilidad en el negocio, puede ser larga, tortuosa y llena de desafíos.

Aquí es cuando entendemos que es clave el rol del liderazgo de la empresa, como el que ejerce el director de sistemas y tecnologías de la información, el CIO por sus siglas en inglés (Chief Information Officer). Se ha demostrado que cuando el liderazgo de la organización es quién propone, patrocina y se hace partícipe del cambio, es cuando más éxito tienen los procesos de transformación en las empresas.

La agilidad crea un entorno que permite que el negocio se adapte a un ritmo rápido manteniendo el foco en lo que de verdad importa, los clientes. Es la capacidad de identificar, prepararse y resolver problemas con el menor coste, esfuerzo e impacto negativo posible. La agilidad se basa en una cultura de aprendizaje, feedback continuo, mejora continua, asunción y mitigación de riesgos, reinvención e innovación.

Conociendo esto, el CIO, debe ser aquel que adopta la agilidad como su mayor prioridad y promueve el cambio desde su propio comportamiento, convirtiéndose en un líder ágil.

El CIO como un líder ágil

Ser un líder ágil no significa sólo impulsar y promover el cambio, que es en sí, una parte fundamental. Se trata además de ser el cambio, de ser modelos a seguir. Aquellos líderes que predican con el ejemplo, son los que verdaderamente inspiran a las personas que lideran, es decir su propia organización. Un líder ágil se involucra activamente en su propio desarrollo y en el de las personas. Esto es a través de la puesta en acción y no solo de las palabras.

“Sé el cambio que quieres ver”
Gandhi

El liderazgo ágil trata de cómo ves el mundo y te relacionas con las personas que están a tu alrededor. Un líder ágil es aquel que no se deja llevar por su ego, a la hora de actuar, tomar decisiones o trabajar con otros, alguien que permite y ejemplifica una gran colaboración.

Cuando el CIO aplica el liderazgo ágil vive la agilidad en todos sus niveles de actuación, crea un efecto dominó en la transformación de toda la organización. Como consecuencia, las personas eligen seguirle porque le admiran y se sienten inspirados por quién es como persona.

Retos del Business Agility

Es difícil responder con éxito a las nuevas oportunidades propuestas por el negocio cuando no se está cumpliendo con la estrategia actual. En la mayoría de las organizaciones, las áreas de tecnología de la información no pueden ejecutar todas sus operaciones en tiempo o dentro del presupuesto por estar abrumadas por el gran número de proyectos, cambio de prioridades y aumento exponencial de las demandas de los clientes (internos y externos).

Pasan mucho tiempo manteniendo el código heredado (legacy) para mantener los sistemas en funcionamiento. Sufren una rotación de personal continua, ya que las buenas personas pierden interés, se sienten estancados, decidiéndose por irse de la empresa para buscar nuevos retos y oportunidades donde puedan innovar y trabajar en nuevas tecnologías disruptivas. Es tanto el trabajo que acumulan que probablemente se necesitarán años para cumplir con toda la demanda de peticiones. De hecho, es probable que ni siquiera tengan visibilidad de cuánta demanda real existe.

Los requisitos de cumplimiento y auditoría son otras de las preocupaciones que más afectan a las áreas de TI, además de que generan aversión a los riesgos. El CIO, antes de realizar cualquier inversión, ya sea en tecnología, staff o cualquier recurso que pueda potenciar las operaciones tecnológicas, debe soportar los retrasos creados por largos procesos de planificación y presupuestación ajustada.

Factores como estos mantienen a la empresa en un estado pasivo, cauteloso, lejos de seguir siendo competitiva y de entregar valor a sus clientes. Es decir, no tiene la capacidad de responder con eficacia a las necesidades que plantea el mercado.

Muchas veces es en realidad el CIO, quién puede ser la causa que impide la agilidad en el negocio, cuando, por el contrario, siendo un referente ejecutivo y líder, es clave para lograrla.

El CIO necesita encontrar el coraje para provocar, promover y sostener el cambio, que permitirá generar la confianza y agilidad que toda la organización necesita. Provocar, promover y sostener el cambio significa adoptar una mentalidad diferente, una basada en el pensamiento Lean, muy diferente de la cultura de silos, de políticas, de culturas de mando y control, donde solo el más fuerte sobrevive. Culturas características en la mayoría de las compañías que han desaparecido o están por desaparecer.

Estos son los cambios de mentalidad que debe llevar a cabo el CIO para lograr una verdadera agilidad en el negocio. Pero, el cambio no se logra solamente decidiendo cambiar la forma de pensar, se logra a través de la organización, el proceso y cambios en la forma de liderazgo que refuerzan continuamente la nueva forma de pensar.

IT, un socio clave para lograr Business Agility

Está claro que para evitar que TI se convierta en un área que sea considerada de bajo valor, debe adaptarse y convertirse en un verdadero socio estratégico para el negocio, que solucione problemas reales, ofrezca innovación de alto valor (a través del cloud, la automatización, inteligencia artificial, big data, etc.), mejora constante en la calidad de los productos y mejora en la experiencia que la empresa ofrece a sus clientes.

Esto solo se puede lograr creando una cultura de integración y colaboración entre el negocio y TI, eliminando el pensamiento de que TI es solo un departamento que existe para “atender pedidos” del negocio.

Para que las organizaciones puedan dar el paso hacia el Business Agility, la innovación y transformación digital, tendrán que aplicar un cambio de paradigma que les lleve a un enfoque explícito en la agilidad, la flexibilidad y la velocidad. Precisamente es aquí donde el CIO tiene la oportunidad de ser ese catalizador que lleve a la organización a otro nivel.

Relacionado

Te dejamos una selección de cursos, carreras y artículos

HR Agile: The New Revolution

HR Agile: The New Revolution

taller OW+

Con este taller OW+ aprenderás:

  • Aprender los conceptos básicos de la filosofía LEAN.
  • Conocer Principio y Valores de Agilidad.
  • HR Agile: Historia, inicio y evolución.

Duración: 1 hora y 1 minuto

Certificación PMP Parte 5: Introducción a Agile: Metodologías ágiles

Certificación PMP Parte 5: Introducción a Agile: Metodologías ágiles

curso OW+

Con este curso OW+ aprenderás:

  • Aprenderás en qué consiste el enfoque de trabajo ágil.
  • Las diferencias fundamentales respecto al enfoque “clásico” o tradicional, y cuáles son las metodologías ágiles más empleadas.
  • Aprenderás los principios fundamentales del trabajo ágil en general y específico para proyectos, los roles habituales y las prácticas fundamentales.

Duración: 3 horas y 40 minutos

CTO vs CIO: Diferencias y similitudes

CTO vs CIO: Diferencias y similitudes

Management

14 de Febrero de 2022

Abordamos una comparativa entre dos perfiles de dirección que parecen solaparse dentro de la revolución digital en el ámbito tecnológico, el CTO y el CIO.

Más de 300 empresas confían en nosotros

Oesia
Vass
Everis
Ayesa
Altran
Ibermatica
Atmira
GFI
Accenture
GMV
Concatel
Telefonica
Caser
Banco de España
kpmg
Mapfre
Randstad