Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más Información. Aceptar

La nube como oportunidad de transformación digital

Alicia de Mendieta
  • Escrito por Alicia de Mendieta el 25 de Julio de 2022
  • 8 min de lectura Cloud Computing
La nube como oportunidad de transformación digital

Hoy en día, la nube como concepto no se trata solamente de un producto final, sino de una colección de herramientas y procesos que van en beneficio de la empresa, pero sobre todo en pos de una transformación digital más grande y mejor. Pero, ¿qué queremos decir con esto?

La verdadera innovación no es solamente implementar servicios en la nube en nuestra organización. Se trata de un completo cambio de infraestructura y de mentalidad. En realidad, el uso de Cloud es normalmente el principio de una nueva forma de pensar y el primer paso a la transformación digital en muchos casos.

Muchas empresas comienzan su transformación digital contratando servicios en la nube. En el momento que comprenden lo fácil que es recolectar y analizar datos de esta manera, empiezan a cambiar su punto de vista. Las automatizaciones asoman en el horizonte como idea y su habilidad de innovación como empresa mejora. La velocidad y la agilidad de los productos en la nube consigue llevar sus servicios habituales al siguiente nivel: el despliegue de aplicaciones es más rápido, los servicios son más económicos, la gestión de servidores es más fácil de manejar, el desarrollo es más dinámico y espontáneo, etc.

El uso de la nube recorta hasta tres cuartas partes del tiempo total necesario para realizar la mayor parte de las tareas de un departamento IT. Esta es la verdadera transformación. La nube abre infinitas posibilidades con tecnologías como Machine Learning, APIs, micro servicios, análisis predictivo, automatizaciones…etc. Este tipo de herramientas avanzadas proveen a las empresas una nueva manera de llevar sus negocios y es este el verdadero cambio que hace Cloud tan atractiva y a menudo uno de los pasos iniciales hacia la verdadera transformación digital.

El despertar digital

Muchas empresas reconocen el potencial de la nube, pero los negocios no se mueven de forma uniforme. El llamado Digital Awakening o despertar digital varía de empresa a empresa, de sector a sector.

En muchos casos, existen formas de trabajo y metodologías muy arraigadas en las empresas. Tecnologías, que, de hecho, pueden ser ya digitales, como los viejos ERP, pero que no ayudan para nada a una verdadera transformación e innovación. La tendencia al cambio también depende mucho de los sectores, siendo, por ejemplo, el sector de la banca y los seguros uno de los más conocidos por su reticencia a la adopción de nuevas tecnologías.

En esta actitud de conservar lo que ya tenemos y entendemos como “digital” es donde reside la confusión. No por trabajar con un ordenador estoy “digitalizado” como empresa. Las herramientas digitales, son eso, herramientas, que normalmente reflejan el estado de la organización dónde se utilizan. Cuánto más antiguas y obsoletas, más lento será el servicio. Siguen existiendo empresas donde se utilizan ordenadores de hace veinte años con sistemas de gestión y ERPs antiguos porque quizás se consideran más seguros. Este tipo de empresa creen que realizaron su transformación digital en su día con el simple hecho de adquirir equipos informáticos y que pueden quedarse ahí donde empezaron hace 20 años.

Cloud, realmente cambió mucho este paradigma. Los servicios en la nube han venido para quedarse, y actualmente no hace falta arruinarse para tener un buen software, una buena herramienta o un buen servicio. Los servicios de suscripción, las soluciones a medida, los paquetes de cosas… existen infinitas soluciones en Cloud, tantas como posibles usuarios.

El verdadero despertar digital es darse cuenta de esa realidad. Ahí fuera, existe el producto o servicio adecuado para el tipo de empresa en la que nos encontramos, o para nuestro departamento. Es importante interesarse por ello, ya que puede realmente cambiar nuestros resultados y beneficios.

La nube es clave en el despertar digital, como concepto y como realidad. Según diversas fuentes, al menos la mitad de las PYMES se encuentran en el proceso de planificación de su transformación digital en el año 2022, sin haber entrado todavía en ella. Como ejemplo, esto significa que aún existen un buen porcentaje de empresas que no se han metido del todo en el mundo de Cloud, y que aún necesitan pasar por procesos de migraciones grandes o implementación.

Acelerar la transformación

Puede sonar extraño que hacer una inversión en pasarse a la nube, en realidad ahorre costes, pero la verdad es que aporta muchos beneficios a largo plazo. Moverse a la tecnología en la nube es un componente clave de cualquier transformación digital.

Para empezar, existe un ahorro considerable en hardware, por razones obvias. Respecto al software, se pueden contratar servicios preexistentes, lo que hace que se eliminen, a su vez, los costes asociados al mantenimiento, la instalación, las actualizaciones y los seguros.

El hecho de que Cloud puede acelerar enormemente la transformación digital es evidente. Aumenta la velocidad, la agilidad y la seguridad, además de mejorar la experiencia de clientes y empleados. La nube no sólo se trata de hacer mejoras rápidas sino de asegurarse de que la empresa está bien posicionada a nivel tecnológico, en un entorno cada vez más competitivo y de desarrollo más rápido.

En la economía digital de hoy en día, todas las organizaciones dependen de un uso eficiente de la tecnología.

La mayor parte de las organizaciones IT y centros de datos están optimizados para soportar un ciclo de trabajo completo, aunque algunas son reticentes a alterar sus viejos métodos, pero la implementación de productos en la nube, es tan rápida y relativamente fácil de asumir, que cuesta entender este miedo al cambio.

Imagen 0 en La nube como oportunidad de transformación digital

El análisis de big data, además, se ha vuelto crucial para una correcta interpretación de los indicadores de calidad (KPIs) o también llamados indicadores de clave de negocio. El hecho de tener aunados los recursos y los datos en el mismo lugar, permite analizar de forma más eficiente los resultados y prever errores. Mejora las acciones existentes y permite gestionar la seguridad de forma más eficiente. Además, en el caso de problemas, es más fácil escalar las incidencias a niveles superiores, ya que si tenemos unificado todo nuestro sistema (o una buena parte) en Cloud, el acceso es muy sencillo.

La interpretación de lo que ha pasado en ciclos de trabajo anteriores también es muy importante para el análisis predictivo y las automatizaciones. Es evidente que automatizar ciertos procesos, es muy conveniente a varios niveles. Los servicios y posibilidades en la nube cada día son más amplios y con el auge del Machine Learning, las AIs (Inteligencias Artificiales), etc., tenemos encima de la mesa otra de las ventajas añadidas de pasarse a la nube.

El fundamento de Cloud, son las metodologías llamadas Ágiles, que permiten hacer cambios muy dinámicos y tener un flujo de trabajo más móvil y adaptado a los imprevistos que puedan surgir. Una infraestructura basada en la nube es realmente clave para entregar los recursos bajo demanda y sostener las prioridades de un modelo cambiante de negocio, reduciendo riesgos y ahorrando en inversiones. Los servicios digitales en la nube se han vuelto algo universal, definiéndose como aquellos que tienen, como acabamos de mencionar, “disponibilidad bajo demanda” (generalmente referido al almacenamiento de datos y potencia adicional). Lo que quiere decir, que se adaptan a los clientes, usuarios y empresas que los utilizan, algo que había sido muy complicado hasta su invención.

Antes, era necesario hacer más soluciones a medida, y ahora, son las diferentes opciones de Cloud las que están ahí fuera como un escaparate donde podemos elegir la plataforma, el servicio, el software o la suscripción más interesante para nuestras necesidades.

Para acelerar la transformación digital, empezando por la nube, no solo es recomendable crear una planificación previa, sino contactar con los proveedores de servicio para estudiar las mejores soluciones para nosotros. Asumir que las cosas funcionan de otra manera, es el primer paso para entrar en la mentalidad Cloud. La flexibilidad en este momento es una ventaja y abrazarla mejora el crecimiento de cualquier compañía. Las demandas de soluciones por parte de los clientes en este momento son muy dinámicas, y no hay mejor tecnología, espacio y paradigma que Cloud para satisfacerlas.

Además de ser rápida de implementar y más segura, está demostrado que la nube aumenta la productividad. No sólo eso, sino que facilita muchos procesos como el teletrabajo y la internacionalización de productos y servicios.

En muchos casos, los empleados pueden acceder a programas y sistemas que no podrían con un hardware o software interno, además de estandarizar muchas cosas útiles. Esto crea más opciones de colaboración entre empresas, además de un marco teórico común.

Además, estandarizar tiene otras ventajas añadidas, ya que, mediante el conocimiento de la nube, tenemos aseguradas ciertas aptitudes o skills. Con una certificación relevante y reconocida, mejoramos la empleabilidad de los trabajadores, y así, la nube también nos facilita los procesos de contratación.

También podemos mencionar que la mayoría de herramientas de comunicación interna en las empresas, están alojadas en la nube.

Conclusión

Abrazar la nube, es modernizar tu negocio. La infraestructura cambiará y traerá innovación y nuevos tipos de clientes. El hecho de utilizar tecnología digital crea nuevas formas e innovación en los procesos, que hacen ser a una empresa u organización más eficiente y efectiva.

El uso de Cloud mejora los procesos de negocio, sea la organización grande o pequeña. No se trata solo de replicar servicios preexistentes en el pasado de forma digital, sino de un cambio en la forma de pensar y actuar.

La resistencia al cambio tiene que ver con que el camino hacia la transformación digital, no siempre es recto. Algunos procesos son difíciles de implementar y tediosos, especialmente si existe un sistema anterior que lleva años implementado. Sin embargo, Cloud puede modernizar tu negocio de una forma muy focalizada y útil, ya que, si es el primer paso, te ahorrarás otros cambios intermedios.

Moverse totalmente a Cloud, en muchas ocasiones es la mejor decisión, aunque en un principio conlleve una adaptación algo complicada y una migración importante de servicios y estructuras.

Cambiar de aplicaciones y herramientas aceptables a los servicios ágiles que existen en Cloud, puede marcar una gran diferencia, mejorando enormemente las prácticas de trabajo y la satisfacción de los empleados.

La mejor sugerencia que podemos hacer para los reticentes es buscar referencias de empresas, sectores o departamentos similares a los nuestros, que han pasado por un proceso de transformación digital, y qué servicios Cloud han adquirido o utilizan. Esto nos puede dar una visión más realista de lo que puede funcionar, el coste en tiempo y la inversión inicial, etc. De esta manera podremos tener una visión más clara de que es posible dar el salto y veremos de una forma más obvia las evidentes ventajas de Cloud como eje de nuestra transformación digital.

Relacionado

Te dejamos una selección de cursos, carreras y artículos

Más de 300 empresas confían en nosotros

Oesia
Vass
Everis
Ayesa
Altran
Ibermatica
Atmira
GFI
Accenture
GMV
Concatel
Telefonica
Caser
Banco de España
kpmg
Mapfre
Randstad